El aire libre como objeto de deseo

“Hoy los espacios abiertos privados o públicos pueden ser los mejores aliados frente al Covid”.
Trinidad Vidal
Directora de Estudios e Incidencia de Mi Parque

A mediados de octubre un grupo de connotados científicos publicó una carta en la revista Science instando a las autoridades de salud pública a ser enfáticos sobre la recomendación sanitaria de realizar la mayor cantidad posible de las actividades cotidianas, al aire libre, y mejorar las ventilaciones de los espacios cerrados. A su vez, en nuestro país, el Ministerio de Salud indicó que el 73,3% de los brotes se originan dentro de los hogares, ya sea en encuentros sociales o por las personas con que se convive. Por lo tanto, y sumado a la indicación de la semana pasada donde la Región Metropolitana volvió a estar en fase 2, se refuerza el llamadoa potenciar las actividades en espacios abiertos, junto con ser cautelosos al relacionarnos con personas que no viven con nosotros, a seguir respetando el distanciamiento físico y el uso de mascarilla. 

La propuesta en estos días debería ser aprovechar el buen clima y ser creativos, porque de las pocas certezas que tenemos hoy es que oficialmente el aire libre es el lugar más seguro donde podemos estar. Ya se acaba el año, ahora es cuando jardines infantiles y colegios se tienen que preparar desde todas las dimensiones para recibir a niños y niñas en sus patios o en salas correctamente ventiladas el 2021. Hoy los espacios abiertos privados o públicos pueden ser los mejores aliados frente al Covid, y mañana frente a los virus tradicionales del invierno.

La invitación es a usar el ingenio, a innovar, a buscar formas no tradicionales de educar, de compartir y de trabajar. Se acerca fin de año, y será diferente, las celebraciones debieran ser mucho más íntimas y en un formato distinto, porque el llamado es a seguir cuidando a los que más queremos y a quienes se encuentran más desprotegidos frente a la pandemia. Para algunos será fácil tener una navidad familiar al aire libre, ya que basta salir al patio o encontrarse en algún parque o plaza cercana del barrio, pero para otros es una misión imposible. 

Así, la pandemia transformó el aire libre en un objeto de deseo, que sólo refuerza una realidad que es innegable: los espacios públicos abiertos son el lugar de encuentro por excelencia, lo difícil es satisfacer la gran demanda que ya existía y que sólo se ha intensificado con la pandemia. Cada día van tomando mayor relevancia los espacios públicos, sin embargo, las diferencias entre comunas en cuanto a accesibilidad de plazas y parques de calidad para la ciudadanía, aún son abismantes. Por lo tanto, con y sin Covides un desafío que no podemos aplazar.