Hacer las cosas bien no cuesta más, solo es voluntad

Por Jocelyn Durán
Fundadora y directora general HoraSalud, Empresa B

Desde 2012 venimos insistiendo que Chile no puede estar hablando de ciudades inteligentes, cuando los usuarios de la salud pública, cerca del 80% de las personas, tienen que ir a las cinco de la mañana a solicitar una hora a su centro de salud cuando se enferman. El estallido social y la pandemia del coronavirus nos despertaron, nos sacudieron y evidenciaron lo que veníamos diciendo y nadie escuchó. 

Tenemos un sistema de salud público tensionado, con falta de recursos, de tecnología, de información, con funcionarios que se angustian cada vez que abren su ventanilla de atención porque tienen que decirle a la mitad de las personas que no serán atendidas, o porque no quedan cupos disponibles, o porque el doctor faltó o porque se les cayó el sistema, lo que finalmente hace que pierdan el sentido de su trabajo. 

Si a esto le sumamos el analfabetismo digital de la población, donde la pandemia evidenció que las personas no logran interactuar con la Comisaría Virtual, que tienen que ir presencialmente a hacer los trámites, arriesgando su vida por el Covid-19. Además las mismas plataformas tecnológicas fallan, se caen, no son intuitivas, no están integradas. A cuántas autoridades, ministros, directores, políticos y no políticos por años les repetí el problema que había en terreno, pero soy Jocelyn Durán Huaiquin, una simple ciudadana de este país, sin apellido rimbombante, una mujer indígena, que viene de una población. Aún cuando logré el apoyo de algunos, no fue suficiente para que me tomaran en serio. 

A pesar de todo, seguí adelante y HoraSalud ahora es una Empresa B, proveedora del Estado, da trabajo y ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas. Somos una plataforma que a través de distintos canales de comunicación, permite a los usuarios que usan los consultorios públicos solicitar una hora de atención médica sin tener que ir presencialmente. Utilizamos inteligencia artificial, priorizamos y segmentamos la demanda logrando optimizar los recursos y entregamos Big Data para apoyar en la toma de decisiones de los centros de salud. 

Establecer un canal de comunicación confiable fue clave para mantener informada a la población durante la pandemia, al igual que las intervenciones que se realizaron en terreno junto a las municipalidades para ayudar en la alfabetización digital de la población, porque sabemos que la falta de comunicación en el sistema de salud público no es solo por un tema tecnológico, sino también cultural, por lo tanto lo abordamos de manera integral.

La pandemia demostró que sí se podía, que sí estábamos preparados, solo que la falta de voluntad y la resistencia al cambio eran más fuertes. Hoy, Chile sabe que tenemos que hacer las cosas de forma diferente y esperamos que así sea. Hacer las cosas bien no cuesta más, solo es voluntad.

_HAZ TU APORTE