¿Puede el emprendimiento cambiar un país?

Valentina Essus

Nuestro país es reconocido a nivel internacional por ser el mejor lugar de Latinoamérica para que la gente pueda emprender con sus propios negocios. Sin embargo, las estadísticas muestran que este nunca ha sido un camino fácil. Según cifras de la Fundación Independízate, ocho de cada diez emprendimientos no logran superar el primer año de actividades en Chile. ¿Cuál es el motivo?

Pese a que las pequeñas y medianas empresas (pymes) representan el 70% del mercado chileno y proporcionan dos de cada tres puestos de trabajo, un estudio de la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech), reflejó que la mayoría de los emprendimientos fracasan por problemas para conseguir financiamiento y falta de clientes. 

Pero esto no es un impedimento para los miles de chilenos que ven en el emprendimiento una oportunidad para surgir. Aunque la llegada de la pandemia le haya costado más de la mitad de sus ingresos a un 70% de las pymes nacionales, el Ministerio de Economía dio cuenta de que sólo en el mes de julio del año pasado 14.700 personas se aventuraron e iniciaron un nuevo negocio. 

En un país donde el emprendimiento cumple un rol tan importante en la economía, darle un mayor impulso podría ser un elemento clave en la reactivación del país. 

Te invitamos a ver el cuarto capítulo de RESET, un espacio para discutir sobre el valor del emprendimiento en nuestro país y las posibilidades de transformarlo en un factor de cambio de la economía.