¿Somos inclusivos los chilenos?

Valentina Essus

Cuando en pleno 2018 entró en vigencia la Ley 21.015 de Inclusión Laboral, fueron miles de chilenos los que se percataron de que, efectivamente, nuestro país había crecido en términos económicos y laborales, pero había dejado a un grupo absolutamente excluido. Y aunque se han hecho esfuerzos para avanzar en esta materia y hacer de Chile y su mercado del empleo un espacio más abierto, la verdad es que las cifras demuestran que aún estamos lejos de una verdadera inclusión. Hemos dejado atrás a diferentes grupos de la sociedad, como personas con discapacidad, mujeres y personas LGBTIQ+. 

Según un estudio de la Fundación ConTrabajo, a más de dos años de la entrada en vigencia de la Ley de Inclusión Laboral, que obliga a las empresas y organizaciones del Estado que tengan más de 100 trabajadores a que el 1% de su planta sean personas con alguna discapacidad, las cifras de incumplimiento son extremadamente altas. A junio de 2020, sólo existía un 33% de cumplimiento de la normativa. 

Y en términos del empleo femenino, la inclusión tampoco ha llegado. Si bien hemos avanzado en el ingreso de las mujeres al mercado laboral, con la llegada de la pandemia retrocedimos diez años en esta batalla, demostrando la fragilidad del empleo en este grupo de la población. 

En cuanto a la situación laboral de las personas LGBTIQ+, un estudio sobre Diversidad Sexual y Trabajo Dependiente realizado por la Fundación Iguales en el año 2015, reflejó que a un 53,7% de los grupos LGBT de regiones distintas a la R.M. les resulta difícil encontrar empleo, y quienes sí logran hacerlo esconden su identidad por miedo a ser despedidos. 

Hoy, con la llegada de la pandemia y sus graves consecuencias en la economía y el mercado laboral, todos están con los ojos puestos en la reactivación, pero ¿será posible lograr levantar la economía y el empleo sin dejar a estos grupos de lado? 

Te invitamos a ver el segundo capítulo de RESET, un espacio de diálogo para discutir sobre panorama actual de la inclusión laboral en Chile y las posibles soluciones para acelerar el cambio.