We Tripantu: la nueva salida del sol

La ceramista y directora de basepública, Yessica Huenteman, nos cuenta sobre la celebración del nuevo año mapuche y la importancia de la conmemoración del primer Día de los Pueblos Originarios.
Marcela Arancibia

Entre los días 21 y 24 de junio, ocurre el momento más sagrado para el pueblo mapuche. El We Tripantu o Wiñol Tripantu se traduce como una nueva salida del sol, ya que es cuando se llega el punto máximo de distancia que puede alcanzar el sol de la Tierra y desde este punto se inicia el retorno, lo que representa un nuevo comienzo.

Tradicionalmente, las comunidades festejan este momento de manera masiva con bailes, ofrendas de comida típica y reuniones en torno a fogatas donde se renuevan energías, hablan sobre la sabiduría mapuche y piden para que el nuevo ciclo que comenzará venga acompañado de buenos cultivos y abundancia en las cosechas. Luego de esa vigilia de la noche del 23 de junio, las familias se trasladan a un río o agua en movimiento para que el flujo de la corriente aleje los malos espíritus, las enfermedades y los malos pensamientos del año que pasó.

Sin embargo y por segundo año consecutivo debido a las restricciones sanitarias por la pandemia del COVID-19, los festejos fueron más íntimos. Además, este año tuvo la particularidad de que por primera vez se festejó el Día de los Pueblos Originarios, que coincidió con el 21 de junio, el día del solsticio de invierno e inicio del We Tripantu.

En el siguiente video, Yessica Huenteman, ceramista mapuche del taller ArTerra KuTral y directora de basepública, comenta sobre esta tradicional celebración y la importancia de la proclamación del Día de los Pueblos Originarios.